viernes, 14 de enero de 2011

La bicicleta y Hormiga Atómica

Antes de comenzar os diré que lo que narro es un poco absurdo y difícil de creer, pero es verdad. Y si aún diciendo ésto no os lo creéis, espero que al menos paséis un buen rato.

Hoy, tras un año de erosión continuada amoroso convencimiento a mis padres, por fin lo he conseguido: tengo una bicicleta.

Subirla y bajarla por las escaleras va a suponerme un esfuerzo extra, pero pienso hacerlo muy a gusto porque echaba mucho de menos esa extraña libertad que siento cuando voy sobre los pedales.

El caso es que, como mujer prevenida vale por dos, decidí comprarme también un casco -si acaso rompo las piedras al caerme, que se rompan solo un poco-. Y en éstas que a mi madre no se le ha ocurrido mejor idea que decirme que le pidiera a mi hermano algún casco de la moto que ya no usara.

Tras las risas iniciales, ha surgido una historia que nunca me canso de escuchar.

Me llevo bastante edad con mis hermanos. Para cuando yo empezaba a andar ellos ya habían terminado, de largo, el instituto. Así que la mayoría de sus historietas escolares no las conozco. Pero ésta... ésta se hizo mítica.

Resulta que tenían una profesora, no sé si buena o mala, ni si apreciada u odiada, que iba al colegio en un seiscientos. Hasta ahi, era todo normal. Pero.... (y aqui viene la parte increíble de la historia) ... Es que le daba tanto miedo el 600, que iba dentro del coche con un casco de motorista encasquetado.La imagen debía valer oro puro (me río con solo imaginarlo) y gracias a esta curiosidad le pusieron el mote de "la Hormiga Atómica".

Un buen día no tuvieron mejor idea que explotar su miedo. Le ataron unas latas al tubo de escape y cuando arrancó y éso empezó a hacer ruido... En fin, que os podéis imaginar el ataque de histeria que le entró a la pobre mujer.

No sé como terminó la historia. Si se dio cuenta "in situ" y quitó las latas o fue hasta su casa, cagadita de miedo, hasta que aparcó y, al bajar, cayó en la jugarreta.

Solo sé que en mi casa recordamos a la Hormiga Atómica con bastante jocosidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario