lunes, 14 de marzo de 2011

Lo que no me pase a mi...

Iba yo tranquilamente por la calle, con el perro de mi hermana -alias "el enano feliz"- en una mano y el cerebro puesto ya en el sofá de mi casa, donde pensaba intentar dormir algo antes de comer cuando, justo en el cruce que hay a pocos pasos de mi portal, veo a un tío que cae al suelo como un fardo.

Asustada, percibo por el rabillo del ojo que el dueño del bar que hace esquina ha salido y viene corriendo a intentar levantarlo mientras busco desesperadamente un sitio donde dejar atado al perro para ayudar. Finalmente, lo ato en los hierros de un portal e intento echar una mano. Pero el hombre no reacciona. Está consciente, habla, pero no suelta la mano del dueño del bar ni aunque lo mates. Finalmente aparece un coche, que aparca sobre la acera dando un frenazo de película y sale un tío corriendo de él que lo coge por detrás y lo levanta.

Recojo las gafas del hombre, el zapato -que se le ha salido- y mientras traen una silla.

Pregunto si hay que llamar a una ambulancia, pero nadie sabe realmente qué hacer. El tipo no se queja de dolores, ni siquiera se ha dado cuenta de que no tiene el zapato, y está feliz y contento mirando las avutardas.

El hombre del coche desaparece, no sé si se va o qué. El del bar se mete dentro, no sé si a llamar a una ambulancia. Entre tanto, yo empiezo a preguntarme si le habrá dado algo a la cabeza o será otra cosa, porque cada vez que le pregunto al tipo algo o le digo que no se levante -porque su obesión es que está bien y que quiere irse- me responde con un "gracias, cariño", sonriendo de oreja a oreja. Y me estoy empezando a mosquear bastante.

Aparece un chico joven que no sé de dónde ha salido. Y tras darse cuenta de sus continuos "gracias, cariño" y varias miradas entre los dos tipo "qué hacemos con éste" le hace la pregunta que me ronda a mí por la cabeza desde que no soltaba la mano del dueño del bar.

¿Pero a tí que te ha pasado?

Y el tipo, todo feliz, suelta:

Los vinos que llevo.


Dejadme, dejadme, que me voy al bar a tomarme un refresco.

Genial. Me voy a casa.


No hay comentarios:

Publicar un comentario