martes, 12 de abril de 2011

Cosas que pueden pasarte en un solo día

Que esté venga a llover, cruces corriendo un semáforo con cronómetro para no tener que esperar un minuto enterito hasta que el muñecajo verde vuelva a hacer acto de presencia y te dé un tirón en el muslo tan fuerte que, al volver a casa a las diez de la noche, subas las escaleras peor que un ochentón colocado.

Que quieras bajar a merendar a la cafetería de abajo y des con el peor ascensor de toda la historia, empiece a subir y bajar como un loco, sin ton ni son, se pare en tres pisos distintos sin abrir las puertas y, cuando ya contabas con tener que llamar a los técnicos para que te saquen de ahi, se abra en el segundo piso y se quede todo el mundo mirando con cara de pánfilo hasta que un tipo de metro ochenta se te adelante cuando estás a punto de decir "Yo me largo" y provoque una estampida tipo "Jumanji".

Que vayas a ponerte un pantalón y te des cuenta que, de tanto usarlo para llevar la bici, se te ha desgastado solo por un lado y solo se te ve un carrillo del culo -A ésto se le llama crear tendencias-.

Que cuando al fin te den vía libre para volver a tu hogar, dulce hogar, empiece a llover desde el momento en el que sales hasta el momento en el que entras por la puerta de tu casa.

Bueno, podría haberme caído una teja en la cabeza, tocarme un conductor de ambulancia borracho que me llevara a toda leche por media Zaragoza y terminar cayendo los dos, ambulancia y conductor, Puente de piedra abajo directitos al Ebro.

Sí, podría haber sido peor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario