viernes, 5 de agosto de 2011

El noticiaro de lo absurdo

Un hombre ha muerto y otro ha resultado gravemente herido en un trágico accidente ocurrido esta mañana en un campo sevillano. Al parecer, los jóvenes, que responden a las iniciales de A.M, de 28 años y de J.S. de 26 se encontraban podando un árbol cuando recordaron que la teoría de la ley de la gravedad de Newton comenzó porque a éste le cayó una manzana en la cabeza.
Pensando que con ellos podría pasar lo mismo e intentando tener una buena idea que los hiciera millonarios, el joven A.M. subió escalando a la parte más alta del árbol para después tirarse sobre su compañero J.S. que murió en el acto.
El accidente se ha visto rodeado de gran polémica cuando "pro-Newton" y "anti-Newton" han convocado sendas manifestaciones a las puertas del hospital. Y es que unos y otros defienden teorías, evidentemente, contrapuestas. Entre abucheos de los primeros -que abogan por la estupidez de los jóvenes para explicar el desgraciado accidente- la madre del joven fallecido, deshecha en lágrimas, ha exigido ante los medios de comunicación la abolición de la teoría de la gravedad y una indemnización de un millón de euros por parte del centro educativo I.E.S Adolfo Bécker por la "indecendia del profesorado", que no se conforman con haber enseñado la teoría a su hijo y al amigo de éste, sino que siguen envenenando a las generaciones venideras con la misma teoría. "Esta misma mañana he hablado con el hijo adolescente de mi vecina" -nos ha contado, con manifiesta indignación- "Y justo se la acababan de enseñar. Ahi la llevaba, bien apuntada en su cuaderno. ¿Cuántos van a tener que morir para que supriman ya esa maldita teoría? Hay que tomar medidas urgentes. Y hay que tomarlas YA".
Por su parte, el actual director del instituto, acérrimo defensor de Newton, se ha negado a hacer declaraciones, pero corren rumores de que algunos de los profesores de los jóvenes comentan, entre bambalinas, que ya olían que éstos acabarían envueltos en algo así. Una profesora en concreto, que lleva en el centro más de veinte años y que se ha negado a que pongamos sus iniciales para preservar su anonimato, ha declarado: Ésto ya se veía venir. No he visto chicos más cazurros en mi vida. Eran vagos e ignorantes y se vanagloriaban de ello. Es injusto que Newton lo pague. La madre debería hacer examen de conciencia y pensar las veces que defendió a su niño cuando los profesores le advertíamos de lo que hacía y del nulo futuro que iba a tener de seguir así. La cultura no debería pagar los trastos rotos de un par de descerebrados.
Por su parte, la consejería de Educación y cultura del actual gobierno ha prometido tomar cartas en el asunto y adoptar las medidas necesarias para que semejante desgracia no vuelva a ocurrir.