lunes, 30 de diciembre de 2013

Ley del aborto

Y por este tema salgo de mi retiro monacal, para volver más a menudo, espero.

Probablemente es uno de los temas más candentes que tenemos hoy día en España. Esa polémica ley del aborto tan alabada por unos como vilipendiada por otros. Y, si hay algo que no se puede negar, es la enorme controversia que se ha generado.

Para empezar, y mi primera y más potente crítica, no va por esos cuatro gatos que se han presentado frente a algunas clínicas que lo practican para leer el manifiesto pertinente, sino hacia esa religión rancia, anclada en la edad media, machista y retrógrada encabezada por un Papa que intenta ponerse el traje de moderno (y que, personalmente, no me cuadra nada) que se mete en asuntos estatales porque su "moralidad" así se lo índica.

Mi segunda crítica es al gobierno que tenemos. Que se os ve ya el plumero. No dais becas, ni ayudas a las familias, ni educación ni sanidad de calidad. Queréis carne de cañón que os vote de aqui a unos añitos y, si os siguen dejando, lo triste es que lo vais a conseguir. Vergüenza es lo que me provocáis. Y pesadumbre por pertenecer a un país tan atado por vuestras sirgas, ahogado, que históricamente da tres pasos cuando el resto llevan dados diez y luego le hacen retroceder dos por si acaso.

Que sepas, querido gobierno, que tampoco me la cuelas, y me recuerdas muy mucho a la monarquía absoluta, esa que se tintaba con ramalazos paternalistas para parecer un poco menos mala. Pero dictadura al fin y al cabo.

Pero mi tercera y más feroz crítica es hacia Gallardón y el resto de su gente. Van a provocar abortos clandestinos, que los ricos -como antaño- puedan permitirse la doble moral de criticar el aborto pero irse a Francia a que le quiten los "regalos" y que muchas mujeres vean sus vidas truncadas por vuestra ideología rancia, de palo y vara.

No entiendo por qué hay que quitar un derecho -el derecho a la mujer para decidir sobre el impacto en SU vida, ya formada y creada- para que unos pocos que no quieren ejercerlo estén contentos. La cosa está clara, si algo no existe, no está para nadie. Pero si algo existe, quien no quiera no lo usará. Y punto.

Y por cierto, señora mayor con traje de piel y guantes de cuero, que aparenta ganar novecientos euritos pelados al mes y que se presenta como portavoz en ciertas clínicas abortistas, le recuerdo que dado su rango económico-social y su edad dudo que tenga ningún tipo de problema de ese estilo -ya me entiende usted, que la edad no perdona-. Lo mismo va para los curas y hombres varios que han salido opinando sobre la amoralidad del aborto.

Porque un embarazo no deseado es, en primera instancia, de la mujer que lo sufre y, en segunda, del padre. Y seguro que muchos de los que salen ahora rasgándose las vestiduras cuan honorables seres humanos de inamovibles pilares éticos, con quince, dieciséis e incluso veinte años habrían salido corriendo ante un embarazo no buscado.

Dedíquense a arreglar los problemas que han creado sus continuos dedos alargados y dejen tocar las libertades que tanto ha costado a la ciudadania ganar. O, al menos, fabriquen menos chorizos, ya me entienden ustedes (guiño, guiño, sobrecito, guiño, guiño).

Atte: una pro-abortista cabreada.

Pd: y si por casualidad alguno llega aqui y decide que, ante mi edad de procrear lo defiendo porque es "un método anticonceptivo como otro cualquiera" os aviso de que, médicamente hablando, el aborto es una operación y desde luego para la mujer no es ningún trago bonito. Y que soy lesbiana y, aunque no lo fuera, por diversos problemas hormonales, tengo resistencia a quedarme embarazada, por lo que tendría que planearlo muy bien con mi endocrino.

martes, 27 de agosto de 2013

La historia de la ampolla Tequila

Hace dos semanas vinieron a visitarme unos amigos. Nos vemos pocas veces al año asi que, cuando nos juntamos, aprovechamos.

Este año en particular, decidieron darme agua bendita con sal y limón, y no sé qué tipo de agua bendita era porque, una vez salimos del bar, en un momento dado nos dimos cuenta de que estábamos volviendo al bar, luego no encontrábamos el Pilar y por último debimos dar un mínimo de 5 vueltas a la misma manzana antes de darnos cuenta de la gilipollez que estábamos haciendo y enderezar el camino.

La cuestión es que se me acabó haciendo una ampolla. Una puñetera ampolla normal y corriente.
Pero es que la puñetera ampolla normal y corriente no se curó al dia siguiente. Ni al otro. Ni al otro más. Así que le fui cogiendo cariño y la llamé Tequila. La ampolla Tequila.

Nueve días después, la ampolla Tequila seguía fielmente anclada a mi pie.
Y de esos nueve, llevaba por lo menos cinco oyendo de mi padre: Oscura, vete al médico. "Aysss, que es solo una puñetera ampolla en el pie". Y de mi hermana: Oscura, vete al médico. "Ayssss, que es solo una puñetera ampolla en el pie". Y de mi pareja: Oscura, vete al médico. "Ayssss, que es solo una puñetera ampolla en el pie".

Y así pasaron los días hasta que ayer fui al pueblo y, no solo fliparon con el colorcito de mi ampolla Tequila, si no que me di cuenta que era una especie de Manuel Fraga sin cuerda: toooooooodo el santo día a la pata coja.

Así que, finalmente, mi hermana me obligó a ir al médico de urgencias.

Chica del mostrador: "Pero, ¿cómo no has ido al médico de cabecera antes?"
Yo: "Coño, es que solo por una ampolla...."
CdM: "Es que si ya han pasado tres días y no se ha curado, coño, ya no es solo una ampolla".

Y al médico de guardia visité.
Me tocó una tía rubia, mayor y borde, muy borde. Que me hizo exactamente la misma pregunta que la chica del mostrador. Con exactamente la misma respuesta. Y me echó la bronca por no ir a mi médico de cabecera al cuarto día.
Probablemente, si mi hermana no hubiera dicho "y está aqui porque la he obligado" aun seguiría allí, escuchando su bronca. Me habría dado un algodón usado para cenar y me habría dejado durmiendo sobre su mesa, como castigo por no acudir antes.

El caso es que Super Médica Borde miró a Tequila y dijo: pues va a ser que infección no llevas. Pero no tengo ni idea de qué es esto. No sé si es que se te ha hecho un callo, una dureza o es una costra de sangre cubierta de piel. Si fuera tú, me iba al podólogo porque aqui no tienes solución y no vas a poder andar.

Así que ya me ves, llena de mierdita del pueblo, buscando un podólogo a las siete de la tarde.

Y lo encontré.

Y el tío flipó porque no sabía cómo mi ampolla Tequila podía haberse formado de esa manera andando solo durante dos días con unas deportivas y guardando el reposo que guardé.

Así que cogió un bisturí y asesinó a la ampolla Tequila. Después me sermoneó por llevar las deportivas demasiado flojas. Y por último me dijo lo peor que podía decirme: oooooootra semana más de reposo.

Y aqui estoy. Con la ampolla Tequila convertida en el Boquete Zoquete, sin poder salir ni tan siquiera a andar durante una semana y subiéndome paredes arriba porque necesito hacer ejercico.

Ayss, ampolla Tequila, te voy a echar de menos...

lunes, 19 de agosto de 2013

El muro de Facebook



Como la mayoría sabréis, cuando te haces una cuenta de facebook, en tu muro se cuelgan las actividades que hacen tus amigos y, a partir de ahí, puedes moderar según lo que te interese y lo que no para evitar que te salgan publicaciones indeseadas.

Yo, hace mucho tiempo que me apliqué el cuento de crearme dos facebooks: uno serio –familia, trabajo, gente más o menos conocida…- y otro personal –amigos y pareja- sobre todo porque no me interesa que una persona que apenas me conoce, o mi jefe, o mis compañeros de trabajo, sepan de buenas  a primeras que soy lesbiana.

El caso es que, en mi facebook serio, tengo unos compañeros que conocí en un cursillo hace unos meses. Tres de esos compañeros son creyentes a rabiar, están unidos a grupos tipo “Jesús te ama” y hasta que he localizado todos esos grupos para que no me salgan, veía publicaciones suyas en mi muro.

En realidad, no es que me importe demasiado ver cosas así ahí. Cada cual es libre de creer y hacer lo que quiera, y no me suelo preocupar demasiado.

El caso es que, una de las publicaciones me llamó la atención porque aparecía el actor Arnold Schwarzenegger. Y la leí pensando que sería alguna noticia sobre el actor en sí, pero resultó ser otra lección de los Jesulófilos al mundo.

A mi juicio, eso era demagogia pura. Según esa publicación, nuestro querido Suache (permitidme la familiaridad, que llevo mucho llamándolo así en mi fuero interno) había encontrado a Dios y se había declarado un fervoroso cristiano.

Y protestaban de que no fuera noticia porque seguro seguro seguro que si hubiera dicho que era gay, habrían hablado de él una semana.

Supongo que no cuenta el hecho de que ser cristiano no es motivo de persecución y odio en prácticamente ningún lado, mientras que la homosexualidad sigue siendo perseguida e incluso castigada con pena de muerte en más de un país –por no hablar de nuestros queridos religiosos, que defienden la integridad del amor con un odio infinito hacia quien ose salirse del camino que tan cuidadosamente han marcado-.

El caso es que me hizo gracia, y es que, hagamos un repaso rápido de la trayectoria del Suache.

1      Acusado de abuso de menores y rechazado por su propio hijo
2      Infiel
3    Acusado de haber usado fondos públicos para lucrarse
4      Acosador de mujeres
5      Defensor de la pena de muerte

La verdad, si se sienten orgullosos de tener a este energúmeno en sus filas, se lo pueden quedar enterito. Al fin y al cabo, no deja de ser un buen exponente de la iglesia rancia de la vara, la pederastia bien encubierta y los cambios de chacha en la casa del cura cada siete u ocho meses. Y que divulguen a los cuatro vientos que es creyente, que ya se ve a la legua que el Suache es un muchacho genial.

Me hace casi la misma gracia que las continuas alabanzas que un puñado de fervorosos creyentes y besaculos desinformados le dedican al nuevo Papa, Francisco.

Y es que, según las noticias adulteradas y edulcoradas, nuestro querido Francisco ha decidido que la iglesia es moderna y que él “no es quién para juzgar la homosexualidad”.

Claro, que si lees la frase entera, que se resume en: si un homosexual renuncia a lo que es, no busca pareja ni tiene sexo y se pasa la vida rezando, ¿quién soy yo para rechazarlo?, la cosa cambia bastante, ¿no?

Si ya de paso te enteras que, ante la iniciativa de las monjas Carmelitas para que el matrimonio homosexual por la iglesia se permita, Don Francisco dice que están guiadas por el diablo, ya puedes hacerte una idea de por dónde van los tiros.

Por supuesto, los creyentes más tradicionalistas y acérrimos se quedaran con lo bueno, bonito y barato, y obviarán el odio subyacente en todos estos mensajes. O dirán directamente que es una manipulación de esa peste extendida por el mundo formada por ateos, putas y maricones.

La lógica, obviamente, no entra en sus planes.

Y mientras tanto a seguir colgando cartelitos de Jesús te ama, Cristo te ama. Que las hostias y el rechazo ya te los ofreceré yo cuando te enganche.

martes, 13 de agosto de 2013

Every breath you take, The police

Esta canción fue compuesta por Sting cuando aun era parte del grupo The Police. Más tarde, cuando el grupo se separó e inició su carrera en solitario, aunque siguió cantándola él, cedió los derechos al grupo para que éste también pudiera cantarla, y si bien ha sido tomada como una proclamación de puro y bello amor, para Sting es más bien algo siniestro.

Según él mismo ha declarado en alguna de sus entrevistas, muestra su sorpresa ante la interpretación que la gente le ha terminado dando a la canción, puesto que para él habla de un tipo controlador, de lo que se vive tras el desamor -al parecer la compuso cuando estaba a punto de divorciarse-, de una especie de gran hermano que pretende controlar todo. 

La verdad es que, una vez que la traduces, cuadra mucho con lo que dice Sting. Parece el típico maltratador esperando para dar el golpe final.

Aun así, a mucha gente le levanta sentimientos positivos, que supongo que es lo que cuenta.
Os dejo abajo la traducción que he hecho.

Un saludo y disfrutadla.




Cada vez que respires, 
cada vez que te muevas,
cada vínculo que rompas,
cada paso que des,
te estaré vigilando.

Cada día,
cada palabra que digas,
cada juego que juegues,
cada noche que pases,
te estaré vigilando.

Oh, ¿es que no puedes ver 
que me perteneces?
Mi pobre corazón me duele,
con cada paso que das.

Cada movimiento que hagas, 
cada promesa que rompas,
cada sonrisa que finjas,
cada grito que des,
te estaré vigilando.

Desde que te fuiste,
estoy perdido sin rumbo.
Sueño por las noches,
(y) solo puedo ver tu cara.
Busco a mi alrededor,
pero es a ti a quien busco
y eres irreemplazable.
 Me siento tan frío
y ansioso de tu abrazo.
Aun sigo llorando,
cariño, cariño, por favor.

Oh, ¿es que no puedes ver 
que me perteneces?
Mi pobre corazón me duele,
con cada paso que das.

Cada movimiento que hagas, 
cada promesa que rompas,
cada sonrisa que finjas,
cada grito que des,
te estaré vigilando.
Cada movimiento que hagas, 
cada paso que des,
te estaré vigilando.

Cada vez que respires, 
cada vez que te muevas,
cada vínculo que rompas,
cada paso que des,
te estaré vigilando.

Cada día,
cada palabra que digas,
cada juego que juegues,
cada noche que pases,
te estaré vigilando.
  
Cada movimiento que hagas, 
cada promesa que rompas,
cada sonrisa que finjas,
cada grito que des,
te estaré vigilando.

(A partir de aqui repite todo el rato los dos mismos párrafos).

lunes, 12 de agosto de 2013

Formi

Si mi memoria no me falla, cuando cumplí siete u ocho años, mi familia decidió sacarme del pediatra que me llevaba (no sé si porque no les parecía buen profesional o simplemente por hacer el cambio) y consiguieron que me aceptara el médico que llevaba a toda nuestra familia.

Han pasado casi 18 años desde entonces y, aunque ha llovido mucho, yo sabía que, si me ponía realmente enferma e iba al médico, Formi estaba ahí. Sabía nuestro historial y también sabía que, si acudíamos, es que íbamos ya con la lengua fuera (sí, en mi familia somos todos muy bruticos, que le vamos a hacer).

Recuerdo con bastante cariño su peculiar sentido del humor. En una ocasión acudí con mi hermana –que no nos parecemos en nada, ella es baja y delgada, yo soy alta y gorda- a hacerme análisis porque, en cuanto empezaba a estudiar dejaba, automáticamente de comer.

Formi, tras mirarnos a ambas, alzó las cejas y dijo: ¿a cuál has dicho que tengo que hacer el análisis de sangre  por estar delgada?

Esa anécdota se hizo mítica en nuestra familia, y será algo que siempre recordaremos.

Hace unos días tuve que ir a la consulta del médico. Y resultó que, como ya era mayor, lo habían jubilado.

Ahora llegará otro que no conocemos, y es curiosa esta sensación que tengo de pérdida, como si me hubieran arrancado súbitamente a un miembro de mi familia.

A Formi le gustaba su trabajo y se preocupaba por sus pacientes. Seguramente vendrá otro médico tan bueno como él… Pero jamás podrá llegar a la altura que tiene Formi en mi corazón.
Así que desde aquí, le dedico este post.
Porque, a pesar de ser solo mi médico, lo voy a echar mucho de menos.

viernes, 9 de agosto de 2013

El asesinato

Él lo miró, los ojos convertidos en dos ranuras que reflejaban puro y primitivo odio. Por más que la amara, ella nunca sería suya. Y la culpa la tenía ese tipo del demonio.

Yacía en la cama, junto a su futura esposa, que lo abrazaba amorosamente. Hacía años que lo llevaba a todas partes. Se había convertido en algo más importante que él, su novio y futuro marido. Su prometida parecía pegada a él con superglue y él no quería, no podía soportarlo más.

Ciego de ira, bajó las escaleras y se dirigió a la cocina, prendió la luz y sacó el cuchillo jamonero del cajón. Observó por un segundo su mortifero brillo preguntándose si se atrevería, si daría finalmente el paso. Con una extraña sonrisa, decidió que sí, que era perfectamente capaz, y sacó la piedra de afilar.

Media hora después, la hoja era tan fina que con tan solo rozarla con el dedo índice se hizo tal corte que la sangre le recorría la palma hasta la muñeca, goteando lentamente en el suelo.

PLOF, PLOF, PLOF

Miró la sangre y se encogió de hombros. Casi como si no fuera con él la cosa, se envolvió el dichoso dedo con un trapo, más molesto que preocupado, y subió lentamente las escaleras.

Entró en el dormitorio, lo arrancó de los brazos de su esposa, que protestó, semi despierta ya. Vio el cuchillo y lanzó un grito, pero ya era demasiado tarde.

Él tenía el almohadón ya firmemente sujeto con la zurda mientras con la diestra le abría una profunda herida que desparramó todo el relleno. Feliz como nunca, soltó el cuchillo y comenzó a vaciarlo, saltando por toda la habitación y riendo como un loco en medio de aquel frenesí de plumas y algodón.

-¡Pero cariño! -le gritó su esposa- ¡Por qué has hecho eso, si sabes que era mi almohadón preferido!
- Porque estaba harto de competir con él y los celos me estaban devorando vivo -la miró intensamente -ahora, por fin serás mía y solo mía.

Ella se le quedó mirando muy seria durante tres segundos. -Mañana limpiarás tú todo este estropicio -le espetó. Tras lo cual, se dio tranquilamente la vuelta y regresó a los amorosos brazos de Morfeo, a quién no le costó trasladarla rápidamente a sus oníricos mundos repletos de fantasía.

martes, 6 de agosto de 2013

Patti Smith, Gloria


Patti Smith, es una cantante y poetisa estadounidense de sesenta y seis años. Yo la conocí de casualidad, un amigo me pasó la canción “Because the night” y a partir de ahí empecé a investigarla y a buscar canciones suyas. 

Encontré el álbum Horses y me quedé prendada de esa voz y ese ritmo. Curiosamente, pensaba que era lesbiana pero ha estado casada dos veces y tiene un hijo.

De todas las canciones, ésta, por su ritmo frenético, me dejó prendada casi desde el primer momento. Ni siquiera entendía la letra, pero me pegué una semana entera tarareándola donde fuera que es estuviese, sin ni siquiera darme cuenta de lo que hacía.

Y para mí, si un cantante consigue eso, es que hace MÚSICA, así, en mayúscula, resaltado, y con todas sus letras.

Aquí os dejo un enlace de la canción y la traducción que he hecho al español de su letra.

 Espero que la disfrutéis tanto como yo.







Jesus murió por los pecados de alguien, pero no por los míos.
Metida entre ladrones, guardo un as en la manga.
Mi recio corazón de piedra. Mis pecados son únicamente míos y me pertenecen… me pertenecen…

La gente me dice “¡Ten cuidado!”
Pero me da igual.
Para mí las palabras son tan solo reglas y normas.

Entro en la habitación, sabes que luzco tan orgullosa.
Me muevo bien por este ambiente en el que, bueno, todo está permitido.
Y he venido a esta fiesta y solo consigo aburrirme,
hasta que miro por la ventana y veo a esa cosita tan dulce y tan joven,
Agachada en el parquímetro, inclinada sobre el parquímetro
 y oh, está tan bien, oh, es tan guapa,
y me invade este loco sentimiento de que voy a hacerla mía,
la hechizaré.

Aquí viene,
Caminando por la calle.
Aquí viene,
Cruzando mi puerta,
Aquí viene, 
subiendo mis escaleras,
Aquí viene,
Bailando por el pasillo
En ese precioso vestido rojo
Y oh, está tan bien, oh, es tan guapa,
Y me invade este loco sentimiento de que voy a hacerla mía.

Y entonces oigo su llamada en mi puerta, oigo su llamada en mi puerta,
Y alzo los ojos al reloj de la torre y digo,
“¡Oh, Dios, ya es medianoche!
Y mi chica está cruzando la puerta,
Inclinada sobre mi sofá me susurra y me lanzo
Y oh, estuvo tan bien, oh, fue tan magnífico,
Y pienso contarle al mundo que es mía.

Y le digo cariño, dime tu nombre, y ella me lo dice,
me lo susurra, me lo cuenta
Y su nombre es, y su nombre es, y su nombre es, y su nombre es g-l-o-r-i-a

G-l-o-r-i-a gloria g-l-o-r-i-a gloria
G-l-o-r-i-a gloria g-l-o-r-i-a gloria 

Estaba en el estadio.
Había veintemil chicas diciéndome sus nombres:
Marie y Ruth, pero si te digo la verdad
No las oía, ni siquiera las veía, dejé que mis ojos vagaran al reloj de la torre
Y escuché todas esas campanas resonando en mi corazón,
Haciendo ding dong ding dong ding dong ding dong.
Ding dong ding dong ding dong ding dong
Contando el tiempo, entonces vienes a mi habitación y me susurras y nos lanzamos
Y oh, estuvo tan bien, oh, fue tan magnífico,
Y voy a decirle al mundo que eres mía, eres mía, eres mía, eres mía
Eres mía, eres mía, eres mía.

G-l-o-r-i-a gloria g-l-o-r-i-a gloria g-l-o-r-i-a gloria,
G-l-o-r-i-a gloria 

Y las campanas de la torre replican, ding dong, replican,
Y están cantando “Jesús murió por los pecados de alguien, pero no por los míos”.

Gloria g-l-o-r-i-a gloria g-l-o-r-i-a gloria g-l-o-r-i-a,
Gloria g-l-o-r-i-a, g-l-o-r-i-a gloria g-l-o-r-i-a gloria
G-l-o-r-i-a gloria g-l-o-r-i-a gloria g-l-o-r-i-a gloria,
G-l-o-r-i-a gloria g-l-o-r-i-a gloria g-l-o-r-i-a gloria,
G-l-o-r-i-a gloria g-l-o-r-i-a gloria g-l-o-r-i-a gloria .
 


lunes, 24 de junio de 2013

Esto es España

Desde que empezó esto de la crisis, la gente confió en un tal Marioneta Rajoy y vi a Wert asumiendo el mando de una educación que cada día baja un poco más el listón, recuerdo con más y más ahinco a Cecilia, esa gran cantautora fallecida trágicamente en un accidente de tráfico. A pesar de que está cortado, dejo este video porque el resto están recortados por la censura franquista. 




Mi querida España.
Esta España VIVA,
esta España MUERTA.

De tu SANTA SIESTA
ahora TE DESPIERTAN
versos DE POETAS.
.
¿Dónde ESTÁN tus OJOS?
¿Dónde ESTÁN tus MANOS?
¿Dónde TU CABEZA?

Mi querida España.
Esta España MÍA,
esta España NUESTRA.

Mi querida España.
Esta España NUEVA,
esta España VIEJA.


De las ALAS QUIETAS,
De las VENDAS NEGRAS
Sobre CARNE ABIERTA.

¿Quién pasó TU HAMBRE?
¿Quién BEBIÓ TU SANGRE
cuando estabas SECA?

Mi querida España.
Esta España MÍA,
esta España NUESTRA.

Mi querida España.
Esta España EN DUDAS,
esta España CIERTA.

Pueblo DE PALABRAS
y de PIEL AMARGA.
DULCE TU PROMESA.

quiero ser TU TIERRA,
quiero ser TU HIERBA
cuando yo ME MUERA.

Mi querida España.
Esta España MÍA,
esta España NUESTRA.

Mi querida España.
Esta España MÍA,
esta España NUESTRA.

Y cada cual que saque sus conclusiones.

miércoles, 15 de mayo de 2013

Urbanitas v.s Paletos

Hace ya mucho tiempo, me puse a discutir con una persona las bondades pueblo v.s ciudad. Ella era defensora del pueblo a ultranza y yo una urbanita de pro.
Entre los muchos pros que ella le veía, destacaba especialmente el hecho de que, en un pueblo, todos se conocen entre todos. Son como una pequeña familia de apoyo mutuo.

A lo que le contesté que yo prefería el anonimato de la gran ciudad. Perderme en medio de una gran multitud y saber que no destaco, que nadie me conoce ni me observa. En cierto modo, para mí era algo consolador.

Y pongo era porque, hace poco, pasó algo que me hizo replantearme la cuestión.

Desde hace un tiempo voy a clases de no importa qué. Cada cierto tiempo, nos cambian la materia que damos y el profesor, llegando casos en los que, la persona que nos imparte clase, a lo mejor solo está una semana. Y adiós; muy buenas; un placer.

Entre uno de los muchos profesores que me han tocado, vino alguien que, en principio, no conocía de nada. Un día, al terminar las clases, se vino conmigo andando -sí, soy de esa rara especie que va y viene de los sitios andando, aunque se pegue una hora de camino- y, al llegar a casa, nos dimos cuenta, de repente, de que ella vivía una calle más abajo.

Pero nunca nos habíamos visto.

Es curioso como cambian a veces las tornas, ¿eh?

Y desde entonces me replanteo el anonimato como algo, tal vez, no tan ventajoso, si no más bien mortal.

jueves, 9 de mayo de 2013

Ensayo

Nacimos sin permiso ni opinión. Nos dieron una patada en el culo y nos pusieron a bailar, marionetas de un tablero que jamás desvelará todos sus cuadrantes.
Nos sacudimos el polvo de las manos del gateo y nos pusimos a caminar. Empezamos a ir cuesta arriba, siempre cuesta arriba, prometiéndonos un descenso que, en el fondo sabemos, solo llegará una vez.
Y así seguimos, con el añadido de unas cuentas zancadillas y patadas en el culo de regalo, preguntándonos dónde coño se habrá metido nuestro merecido descanso cuesta abajo.

martes, 7 de mayo de 2013

Marilyn Manson

Poco puedo decir de este controvertido cantante que no esté pululando por la red a estas alturas. Me gusta escuchar algunas canciones suyas, aunque reconozco que no es para oídos o mentes sensibles.

Aqui os dejo una canción que se llama Sweet Dreams y que es una cover de una canción, que ostenta el mismo título, cantada por el grupo Eurythmics.

Aqui os la dejo, disfrutadla


miércoles, 24 de abril de 2013

La apuesta



Sucedió a mis trece años. Estaba bebiendo junto a Efraín, Javier y Laura en el Parque del respeto. Estábamos bastante bebidos cuando fijamos la mirada en la gran figura gris del edificio Expo Empresariales. Por aquel entonces, el lugar estaba prácticamente en ruinas. Todas sus ventanas estaban rotas y tapadas con tablones clavados, la fachada estaba desconchada y completamente cubierta de grafitis y la única entrada al edificio estaba cerrada por una gruesa cadena roñosa cerrada por un enorme candado oxidado.

El edificio Expo se había convertido en sombra de lo que fue, fiel reflejo de la crisis que vivíamos en aquel momento. Lúgubre, decrépito y oscuro daba, en general, si no miedo, si bastante respeto.

-Apuesto a que no os atrevéis ninguno de los tres a dormir la mona ahí dentro –soltó Efraín como si tal cosa.

-Ya, qué listo, nos picas y tú te libras, ¿no? –respondí, con una pícara sonrisa en los labios.

-¡Bah! Si entramos varios juntos, la apuesta no vale. A esos sitios se entra solo –remató Javier, que ya tenía la cara muy roja y sudaba profusamente.

-¿No estaréis hablando en serio con eso de entrar ahí? Lleva años abandonado y está cerrado con una cadena más gruesa que mi muñeca. A saber cómo estará por dentro, ¿es que queréis mataros? –dije, al ver que la cosa empezaba a tornarse seria.

-Eres una miedica –saltó al instante Laura- Lo que pasa es que te da miedo pasar la noche ahí dentro y buscas esa excusa.

-No, solo digo que…

-¡Buuuuuh!¡Gallina!¡Co co co co cooo cooo! -exclamaron los tres, al unísono, al tiempo que andaban a mi alrededor como pollos sin cabeza.

-… Está bien, está bien, me uno a la apuesta, ¿cómo pensáis decidir quién entra?

-¿Y si lo echamos a suertes? –resolvió Javi–. Lanzamos una moneda y el que acierte, se salva.

Aceptamos todos. Varios lanzamientos después estábamos los cuatro frente a la gruesa cadena, Javi y Efraín con sendas piedras gigantescas en la mano. Estaba temblando de frío y nerviosismo, cagándome en mi mala suerte y rezando entre dientes para que no lograran romper la cadena.
Vanas esperanzas. Se nota que Dios sabía que no soy muy creyente. La cadena cedió al segundo golpe. Estaba tan oxidada que casi se deshacía en las manos. La puerta se entreabrió suavemente, lanzando un breve chirrido de protesta, y un aire viciado nos azotó la cara.

-Ya sabes –dijo Efraín-. Hasta las siete de la mañana, ¡gallina!

Me adentré en la reinante oscuridad escuchando a mis amigos cacareando como gallinas cluecas. Y, si tengo algo claro, es que me arrepentiré toda la vida de haber cedido a la presión de grupo.
El suelo, embaldosado y polvoriento, tenía varias baldosas rotas que cedían a mis pasos. No sé por qué tenía un mechero en el bolsillo y lo utilicé para iluminar el sitio. Lo primero que me llamó poderosamente la atención es que el interior estaba intacto. No había grafitis, ni muebles rotos. Una gruesa capa de polvo lo cubría todo, pero hasta las lámparas conservaban las bombillas que les fueron puestas en su momento. 

A través de unos tablones vi filtrarse los tenues rayos de luna y decidí intentar quitarlos. Estaban podridos y me clavé unas cuantas astillas en las palmas, pero logré dejar libre una ventana. El fresco aire nocturno refrescó mis sudorosas mejillas y un escalofrío recorrió mi cuerpo. Tendría que haberme cogido una cazadora, pensé.