miércoles, 15 de mayo de 2013

Urbanitas v.s Paletos

Hace ya mucho tiempo, me puse a discutir con una persona las bondades pueblo v.s ciudad. Ella era defensora del pueblo a ultranza y yo una urbanita de pro.
Entre los muchos pros que ella le veía, destacaba especialmente el hecho de que, en un pueblo, todos se conocen entre todos. Son como una pequeña familia de apoyo mutuo.

A lo que le contesté que yo prefería el anonimato de la gran ciudad. Perderme en medio de una gran multitud y saber que no destaco, que nadie me conoce ni me observa. En cierto modo, para mí era algo consolador.

Y pongo era porque, hace poco, pasó algo que me hizo replantearme la cuestión.

Desde hace un tiempo voy a clases de no importa qué. Cada cierto tiempo, nos cambian la materia que damos y el profesor, llegando casos en los que, la persona que nos imparte clase, a lo mejor solo está una semana. Y adiós; muy buenas; un placer.

Entre uno de los muchos profesores que me han tocado, vino alguien que, en principio, no conocía de nada. Un día, al terminar las clases, se vino conmigo andando -sí, soy de esa rara especie que va y viene de los sitios andando, aunque se pegue una hora de camino- y, al llegar a casa, nos dimos cuenta, de repente, de que ella vivía una calle más abajo.

Pero nunca nos habíamos visto.

Es curioso como cambian a veces las tornas, ¿eh?

Y desde entonces me replanteo el anonimato como algo, tal vez, no tan ventajoso, si no más bien mortal.

2 comentarios:

  1. Bueno, ya sabes que los colores son para los gustos y todo tiene sus pros y sus contras, yo quedé harto de ciudades grandes para los restos y de mi ranchito en el campo no me saca nadie :))
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  2. Supongo que tienes razón, Genín. En realidad, las guerras entre "paletos" y "urbanitas" me suelen hacer hasta gracia.

    Muchas veces unos desprecian a los otros por ignorantes o pijos y me parece tan idiota que me suele dar la risa más de una vez.

    Besos

    ResponderEliminar