lunes, 12 de agosto de 2013

Formi

Si mi memoria no me falla, cuando cumplí siete u ocho años, mi familia decidió sacarme del pediatra que me llevaba (no sé si porque no les parecía buen profesional o simplemente por hacer el cambio) y consiguieron que me aceptara el médico que llevaba a toda nuestra familia.

Han pasado casi 18 años desde entonces y, aunque ha llovido mucho, yo sabía que, si me ponía realmente enferma e iba al médico, Formi estaba ahí. Sabía nuestro historial y también sabía que, si acudíamos, es que íbamos ya con la lengua fuera (sí, en mi familia somos todos muy bruticos, que le vamos a hacer).

Recuerdo con bastante cariño su peculiar sentido del humor. En una ocasión acudí con mi hermana –que no nos parecemos en nada, ella es baja y delgada, yo soy alta y gorda- a hacerme análisis porque, en cuanto empezaba a estudiar dejaba, automáticamente de comer.

Formi, tras mirarnos a ambas, alzó las cejas y dijo: ¿a cuál has dicho que tengo que hacer el análisis de sangre  por estar delgada?

Esa anécdota se hizo mítica en nuestra familia, y será algo que siempre recordaremos.

Hace unos días tuve que ir a la consulta del médico. Y resultó que, como ya era mayor, lo habían jubilado.

Ahora llegará otro que no conocemos, y es curiosa esta sensación que tengo de pérdida, como si me hubieran arrancado súbitamente a un miembro de mi familia.

A Formi le gustaba su trabajo y se preocupaba por sus pacientes. Seguramente vendrá otro médico tan bueno como él… Pero jamás podrá llegar a la altura que tiene Formi en mi corazón.
Así que desde aquí, le dedico este post.
Porque, a pesar de ser solo mi médico, lo voy a echar mucho de menos.

2 comentarios:

  1. Bueno, es una pena, pero ya le tocaba descansar, eso nos llega a todos, te comprendo muy bien, yo solo voy al médico con la lengua fuera y desde luego, es vital que uno le tenga total confianza.
    Cuídate mucho para no tener que ir a visitar al nuevo. :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  2. En realidad, no es que se haya jubilado porque quería, han cogido a todos los que pasaban de sesenta años y los han jubilado sin elección.

    No sé cuál nos asignarán, pero espero no tener que saberlo en mucho tiempo, como bien dices :)

    Un beso

    ResponderEliminar