lunes, 17 de agosto de 2015

Constitución

Uno de los temas obligados de estudio para los sufridos opositores y, en definitiva, un papel con el que limpiarnos el culo. Ése es el resumen de nuestra loada Carta Magna. Apenas la empiezas a estudiar, te das cuenta de la cantidad de palabras rimbombantes que contiene, palabras que te llenan la boca con solo decirlas pero que están más vacías que tu cuenta corriente a fin de mes.

Es más o menos como el nombre que dan hoy día a las cosas, que hasta para ser dependienta expiden certificados. Solo que además, nada más empezarla y situándola en su contexto sociopolítico, no tardas en darte cuenta de que, al redactarla, todos tenían el palo de Franco todavía candente en el trasero y pretendían dar la razón a todos y a nadie.

El resultado es un documento que contiene nuestros derechos y libertades, que regula al Rey, a las Cortes Generales, al gobierno, a las diversas administraciones... Y que habla en un tono general de todo, intenta ser más papista que el papa, contentar a todo cristo (literalmente, y sino miráis el artículo 16) y corre a refugiarse en las leyes en cuanto el lobo le puede morder el culo.

Total, que nuestra Carta Magna termina cediendo casi todo su poder en las leyes que, como siempre, se las ingeniaran para que el currito tenga la razón con matices. Y esos matices terminarán jodiéndole el juicio y haciéndoselo perder. En definitiva, tenemos un bonito rollo de papel de 169 artículos para limpiarnos toda la mierda que tenemos pegada al culo y punto final.

Claro, que bien pensado, nos vamos a quedar con el culo más limpio que lavándolo con jabón. La constitución: esa gran excreción.

2 comentarios:

  1. Yo te confieso que no la he leído nunca, conozco lo que ponen en sus corruptas bocas los politicos sobre ella, si yo reclamo que se cumpla la constitución no me va a hacer caso ni dios, así que ya me contarás, ya ves el caso que hacen los catalanes de ella, y aquellos, y esos otros...
    Besos y salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si solo fueran los catalanes... Según la constitución el concurso oposición no debería existir. Pero luego se apoya en las leyes y fiesta.

      También se supone que hay derecho a la enseñanza, que se apoya a los centros públicos, que se hacen programaciones generales para que todas las comunidades funcionen igual... En los términos que señale la ley.

      Vamos, que en cuanto se mojan un poco el culo corren a por la ley.

      De todas formas, a estas alturas de tu vida no te recomiendo que te metas en el fregado de leerla y analizarla. Te lo vas a pasar mejor jugando con los gatos o caminando por tu ranchito.

      Un beso.

      Eliminar