martes, 6 de octubre de 2015

Cosas de casa

Tener perro no son todo obligaciones y destrozos, también tiene momentos buenos.
Este es muy breve y lo voy a poner porque, qué coño, me he reído a gusto y como es mi blog pongo lo que quiero.

La otra noche llegué tarde a casa y cuando pasé por el cuarto de mi padre vi la cuna de la perra ahi encima. Y le pregunté que qué pintaba ahi la cuna (obvio).
"Que le di un cacho de pan a la perra".
"Ah, ¿y eso que tiene que ver?"
"Pues que se fue a mi cama a comérselo e hice lo que haces tú, coger su cuna, dejarla en el cuarto de estar, ponerle ahi el pan y decirle que se lo comiera ahi".
"¿Y no te hizo caso?"
"Bueno... me puse a ver la tele y cuando me di cuenta ni estaba la perra ni estaba la cuna. Fui directo a mi cuarto pensando que me habría enguarrado todo...."
"¿Y?"
"Pues que la jodida había subido su cuna a mi cama, se había tumbado en la cuna y ahi estaba, toda feliz, comiéndose el pan"
".....¡JAJAJAJAJAJAJAJA!"

Qué cosas he de ver.

2 comentarios:

  1. jajajja Que maravilla de anécdota, muchas de estas me hacen falta para sonreír un poco, aunque solo sea eso...
    Besos y salud

    ResponderEliminar