lunes, 5 de octubre de 2015

Despedido por pedorro

Se trata de Richard Clem, de N.Jersey, que ha sido despedido a sus 70 años, tras 10 años al servicio de la compañía en la que trabajaba. ¿La causa? Que tras someterse a una operación de by-pass gástrico le ha quedado una secuela un poco nefasta a la hora de recibir a clientes: problemas gástricos y flatulencias que, según sus compañeros de trabajo y las visitas, dejaban una peste inaguantable por toda la planta.

La mujer del afectado ha decidido denunciar a la compañía exigiendo una indemnización millonaria por despido improcedente.

Personalmente, si tuviera que decidir qué hacer en este caso, lo tendría muy difícil. Dejemos el tema de las leyes a parte (que no tengo ni idea de las españolas como para saberme las norteamericanas siendo el país de las demandas absurdas) y me paro a analizarlo.

Según la noticia esto es una consecuencia de un by-pass que el señor se realizó por padecer obesidad. Así que por un lado está el tema de la obesidad, que obviando tendencias genéticas, enfermedades y demás "causas", considero que es una enfermedad que genera el propio enfermo: es decir, el señor Richard vio que se estaba engordando peligrosamente y no tomó cartas en el asunto o, cuando las quiso tomar, ya tenía un grado tal que no podía hacerlo sin ayuda.

Aqui se podrían abrir otros debates, como la adicción que provocan ciertas comidas haciendo que los obesos se comporten como auténticos yonkis en busca de su dosis o cómo nos van colando azúcar en casi todos los alimentos preparados que consumimos. Vamos, que podría decirse que esto es como las tabacaleras: ¿culpa del que fuma, culpa del que crea y fomenta la adicción o culpa de los gobiernos, haciendo caso omiso a la peligrosidad en pro de los pingües beneficios?

El caso es que, si eres el operado y haces tu trabajo "bien", es una putada que te despidan por algo que, supuestamente no puedes evitar.

Claro que, pongámonos del lado de la empresa. Imaginemos que soy un vendedor de coches y tengo este problema. ¿Van a quedarse los clientes en mi concesionario si huele a mierda pura y dura? Evidentemente no. El vendedor será todo lo buen vendedor que quiera, pero el cliente se guía por el olor y decide que va a vomitar si está un segundo más en esa sala. Es más, siendo una empresa de productos cárnicos (eso indica la fuente de la noticia) la cosa se agrava. Venga,que levante la mano el que se atreva a comprarle comida a un señor cuyo puesto huele que apesta. ¿Uno, ninguno? Ya me lo imaginaba.


Creo que al final optaría por un termino medio. El señor ya tiene una edad para ir pensando en la jubilación (claro que los yankis no tienen sistema de seguridad social y a saber si este pobre diablo tiene las espaldas cubiertas con algún seguro privado) y condenaría a la empresa a pagar una indemnización que ni arruinara a la empresa ni dejara al tipo en paños menores.

Ah, y le pagaría unas vacaciones de 15 días de soledad a su sufrida esposa, que seguro que agradece el aire puro.

2 comentarios:

  1. A lo mejor le han hecho un favor, eso de estar trabajando a los 70 tiene que producir muy mala leche, esta se puede pudrir y producir gases letales para la salud, mi conclusión es que la culpa la tienen el sistema, basándome en tus reflexiones, que le indemnicen y deje de trabajar y de pedorrear y contaminar el ambiente... :(
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  2. Puf, no sé. Yo al final me inclino más del lado de la empresa que del afectado. Considero que la obesidad es algo evitable si de verdad quieres cambiarlo y que recurrir a una operación (sobretodo si no dejó de trabajar) es porque quiso tomar la salida fácil.

    Imagino que, cuando se lo realizó, los médicos le avisarían de las consecuencias que podría tener la operación y aun así tiró para delante.
    Y si tener ese problema ya es jodido tanto para la familia como para los compañeros de trabajo, imagínate para los clientes, que ni te conocen ni saben eso.

    Vamos, que mantenerlo provocaría perjuicios económicos a la empresa. Lo que me extraña es que se haya ido con una mano delante y una detrás. Supongo que le habrán indemnizado por haber estado esos años trabajando y por el despido. Aunque claro, eso es lo que se hace en España y a saber si en EEUU lo hacen.

    En fin, la historia es curiosa, al menos me he reído un buen rato cuando se me ha ocurrido lo de despedido por pedorro.

    Un saludo.

    ResponderEliminar